Manual para hacer frente a las rabietas infantiles

rabietas infantiles

¿Cómo sobrevivir a las rabietas infantiles?

¿Quién no ha sufrido en sus carnes las consecuencias de una rabieta infantil? ¿En qué cabeza no ha golpeado alguna vez el llanto estridente de un niño irritado? Las rabietas infantiles son algo de lo más normal entre los más pequeños. A veces no es más que una manera de llamar la atención; o simplemente la única forma que encuentran para desahogarse. En nuestras manos está ayudarles a controlarlas y evitar que se produzcan muy a menudo; así como valorar que puedan demostrar lo que sienten, aunque de otra manera.

En Animadores Fiestas infantiles queremos mostraros cómo sobrevivir a las rabietas infantiles; y es que estos episodios dramáticos a veces acontecen en la paz de nuestro hogar. Con estos consejos podrás aprender a gestionar un berrinche y a convertirlo en buena actitud, consiguiendo poco a poco ayudar a tu pequeño a crecer y avanzar como persona; así como a controlar sus propios sentimientos y emociones. Tienes que saber también que las rabietas infantiles son algo normal en el desarrollo de tu hijo; pero que es importante ir eliminándolas.

¿Qué puedes hacer para evitar las rabietas infantiles?

Las rabietas infantiles son parte de la vida diaria de algunos niños, aunque pueden ser menos frecuentes en otros. Puedes evitar muchas rabietas, organizando la vida de tu bebé de manera que la frustración permanezca dentro de los límites de su tolerancia la mayor parte del tiempo.

  • Intenta evitar las rabietas infantiles sin comprometer tus propios límites porque no aportan nada positivo para ninguno de los dos.
  • Cuando debes forzar a tu hijo a que haga algo que no le resulta agradable; o prohibir algo que le gustó, hazlo con el mayor tacto posible.
  • Si ves que se está enojando o alterando acerca de algo, intenta hacer que le sea más fácil aceptarlo.

No hay ninguna ventaja en desafiar a tu hijo con cosas absolutas que hay que “hacer” y “no hacer” o en acorralarlo en situaciones en las que su única opción es explotar de rabia. Déjale una ruta de escape digna.

Cómo tratar las rabietas infantiles

rabietas infantiles

A continuación te enumeramos una serie de trucos que te enseñan a Cómo tratar las rabietas infantiles y ayudarte a controlarlas:

Mantenerse firmes

Mantenerse firmes es la estrategia más infalible porque ayuda a dejarle claro que su rabieta no le llevará a conseguir lo que quiere, por eso es fundamental que el propio padre se crea que controla la situación. Puede que durante un tiempo el niño siga poniéndolas en práctica, pero en la mayoría de los casos se dará cuenta de que la fórmula no le funciona y acabará por dejarla.

Explicaciones cortas

Si se intenta explicar a un niño inmerso en un verdadero ataque de enfado por qué debe calmarse no lo va a entender y va a seguir llorando, lo más eficaz es hablarle con frases y explicaciones cortas en forma de mandatos.

Responder con enfado

Responder con enfado es una forma de fomentarlas, les estaremos dando la mejor de las excusas, ya que para los niños sus padres son sus modelos de referencia y les encanta imitar todo lo que hacemos. También es importante no permanecer enfadados con él eternamente ya que su rabieta infantil pasará rápidamente.

No prestarse al juego

La mejor forma de luchar contra las rabietas infantiles es procurar que no aparezcan y una forma es anticiparse a posibles problemas y no prestarse al juego.

Elegir entre dos opciones

La mayoría de las veces su enfado vendrá ocasionado por querer algo que no puede tener. De ahí que ayude mucho a evitarlo el dejarle elegir entre dos opciones.

Intentar que escuche

Una vez que la rabieta infantil ya ha comenzado, el pequeño parece fuera de sí. Intenta que te escuche cogiéndolo por los hombros con firmeza y mirarlo hasta que él fije sus ojos en ti. Entonces será el momento de hablarle con calma.

Así no se habla

Hay que advertirle de que solo le escucharemos cuando hable en un tono normal, sin gritos ni llantos, porque de otra forma es imposible entenderle, ya que así no se habla.

Dejar que se calme solo

Los niños también tienen derecho a desahogarse, por lo que a veces es incluso positivo que pasen por una rabieta y hay que dejar que se calme solo.

Edades de las rabietas infantiles

Las rabietas infantiles o “berrinches” son comportamientos naturales durante el desarrollo de la primera infancia. Los niños tienen una tendencia normal y natural a afirmar su independencia a medida que aprenden que son seres aparte de sus padres. Este deseo de control a menudo se manifiesta diciendo “no” frecuentemente y teniendo rabietas. Éstas empeoran por el hecho de que el niño puede no tener el vocabulario para expresar sus sentimientos. Por ellos hay una serie de edades de las rabietas infantiles clave para entenderlas y conocer su por qué.

Las rabietas infantiles generalmente comienzan alrededor de la edad de 12 a 18 meses, empeoran entre los 2 y 3 años, luego disminuyen rápidamente hasta la edad de 4 años, después de lo cual casi no se deben volver a presentar. El hecho de estar cansado, hambriento o enfermo puede hacer que las rabietas empeoren o se vuelvan más frecuentes.

Estos son los trucos principales que desde Animadores Fiestas infantiles proponemos para gestionar y evitar las rabietas infantiles, ¿Te atreves a probar nuestros consejos?!No dudes en compartir con nosotros tu experiencia escribiéndonos un comentario!

 

2 Responses to “Manual para hacer frente a las rabietas infantiles”

  1. Las rabietas son algo natural entre los niños pequeños, pero debemos controlarlas. Yo lo que hago con mis hijos es hablarles de forma clamada, para hacerles ver que sus gritos no sirven de nada.

    Responder
  2. Como madre agradezco estos consejos, porque a veces los pequeños nos sacan de quicio y no sabemos como actuar. Lo pondré en práctica

    Responder

Deja Tu Comentario