La neofobia alimentaria en los niños

neofobia alimentaria

¿Qué es la neofobia alimentaria?

“Eso no me gusta” es una de las frases que los padres más temen escuchar de sus hijos a la hora de comer. La neofobia alimentaria o, lo que es lo mismo, el rechazo aprobar nuevos alimentos, no es considerada un trastorno psiquiátrico; sin embargo afecta a muchas familias con hijos pequeños. Los niños comienzan a mostrar neofobia alimentaria a partir de los dos años; y en algunos niños puede mantenerse hasta la edad adulta. Los alimentos que más rechazo provocan en los niños en edades comprendidas entre los dos y los seis años suelen ser las verduras, algunas frutas y el pescado; sin embargo, los alimentos dulces suelen ser los más aceptados por los niños.

Muchos de los casos de neofobia alimentaria en la infancia son un intento de los niños para llamar la atención de los padres. Es responsabilidad de los padres enseñar a sus hijos a comer de todo para que puedan llevar una dieta equilibrada. Por eso en Animadores Fiestas Infantiles os dejamos unos consejos que os serán de gran ayuda a la hora de introducir nuevos alimentos a la dieta de sus hijos; y así poder disfrutar de las comidas en familia.

Tratamiento de la neofobia alimentaria en los niños

Saber cómo actuar en el momento de introducir un nuevo alimento en la dieta de tu hijo es esencial para que no se produzca una situación de rechazo del menor hacia los nuevos alimentos. En este caso; sois los padres los que debéis conocer las pautas para acabar con la neofobia alimentaria de vuestros hijos. Pero ¿Cuál sería el tratamiento de la neofobia alimentaria? Coged papel y lápiz que os vamos a dar cinco grandes consejos para mejorar la dieta de vuestros hijos.

  • En primer lugar sois los padres los que tenéis que aprender a comer de todo. Vuestros hijos van a imitar todo lo que hagáis; si vosotros mismo empezáis rechazando alimentos tened por seguro que vuestros hijos tampoco los van a comer. Por eso tenéis que ser un modelo de conducta para el menor y llevar una dieta sana y equilibrada. De esta forma será más fácil incluir esos alimentos en la dieta del niño.
  • Introducir los nuevos alimentos de uno en uno. Será más fácil para el niño aceptar un pequeño cambio en el plato que si le das un plato completamente nuevo; pues será más probable que el menor lo rechace. Recuerda, ¡no se puede cambiar a un niño de la noche a la mañana!
  • Además de presentar los nuevos alimentos de uno en uno, también será de gran ayuda si los hacemos en pequeñas cantidades; así evitaremos que el niño se agobie al pensar que no será capaz de comerse el plato completo. Poco a poco podremos ir añadiendo más cantidad de ese alimento; y eliminaremos de una vez por todas la neofobia alimentaria.
  • Es recomendable que los niños se involucren a la hora de hacer la compra y la comida; de esta forma los niños se familiarizan con los alimentos; al hacerles partícipe de estas labores es muy útil para que los niños dejen de temer a los nuevos alimentos.
  • Evita cambiar la comida al niño cuando este rechace el plato. Esa no es la solución pues si cedes en todos sus caprichos y permites que el niño elija cada día lo que quiere comer; al final acabará manteniendo una dieta monótona; y el niño perdería todos los aportes y nutrientes que necesita para llevar una dienta saludable.

Con estos cinco consejos y mucha paciencia veréis que se puede cambiar la mala alimentación de los más pequeños; y podréis ir eliminando poco a poco la neofobia alimentaria que tantos quebraderos de cabeza os causan día tras día. Es importante que recordéis que la neofobia alimentaria puede ser un intento de los niños para llamar la atención de los padres; por eso es mejor que los niños reciban más atención cuando comen que cuando no lo hacen.

neofobia alimentaria

Marcos sufría neofobia alimentaria

Marcos es un niño de cinco años. Desde bebé siempre ha comido muy bien. Sus padres le daban de comer papillas y potitos de frutas y verduras; y nunca mostró ningún tipo de rechazo por estos alimentos. Sin embargo el problema surgió a partir de los dos años, cuando sus padres fueron añadiendo nuevos platos a su dieta; “siempre fue un niño muy comilón, jamás tuvimos ningún problema para que Marcos comiera”.

Entonces Marcos comenzó a rechazar todos los alimentos que no eran papillas y potitos. Los padres, desesperados y sin saber qué hacer, acudieron al pediatra. “Bueno en un principio nos asustó que Marcos no quisiera comer nada que no fueran sus potito de siempre, no dejamos de dárselos pero nos preocupaba que fuera creciendo y que no consiguiéramos que comiera nada más” “Podría ser un gran problema cuando Marcos tuviera que comer fuera de casa” El pediatra les dijo que Marcos sufría neofobia alimentaria, por lo que él rechazaba cada nuevo alimento que sus padres le daban.

El pediatra les dijo que no se preocuparan, pues la neofobia alimentaria afecta a muchos niños de esa edad y que se podía deber bien al miedo de ingerir nuevos alimentos o simplemente rechazaba los alimentos para llamar su atención. El pediatra les dio unas pautas que los padres siguieron y poco a poco vieron cómo el rechazo a estos nuevos alimentos fue desapareciendo. “La primera vez que vimos a Marcos comer pescado casi nos da algo de la alegría” “Fue como un milagro ver a nuestro hijo comerse una pieza de fruta sin que nos rogara llorando que la batiéramos”.

La neofobia alimentaria en niños es muy habitual, conocer las causas y saber cuál es el tratamiento es fundamental para evitar que los niños sufran ese rechazo a los nuevos alimentos. Solo debe seguir unos pasos muy sencillos para eliminar de raíz el problema de la alimentación en vuestros hijos. Estad muy atentos porque en Animadores Fiestas Infantiles les damos la solución a esos problemas. Verán como poco a poco vuestros hijos comenzarán a comer de todo. Y si el problema persiste, no duden en acudir a un especialista.

 

One Response to “La neofobia alimentaria en los niños”

  1. Mi hijo tiene este problema con los alimentos no tenía ni idea que era una fobia. La verdad que no le daba importancia ya que le veo sano. Pero a la vez me preocupaba. Ahora con este artículo puede solucionar el problema de mi hijo. Lo probaré todo lo que contáis y os contaré la experiencia.

    Responder

Deja Tu Comentario