¡Decimos adiós a los mocos y a las flemas de los bebés!

mocos

¿Hay que preocuparse porque el bebé tenga muchos mocos?

Que los bebés de pocos meses tengan muchos mocos es algo habitual. Las flemas también aparecen muy a menudo, por eso no hay que preocuparse, ¡es algo que va unido a todo bebé y no tienen por qué estar resfriados! Aunque no os lo creáis, ese exceso de mucosidad significa que el bebé está muy pero que muy sano. Es el sistema que tienen los peques para defenderse de los posibles virus. Cada vez que expulsan la mucosidad o las flemas limpian sus vías aéreas y los gérmenes salen hacia fuera. Así, evitan ponerse malitos ellos solos. ¡Si es que no nos podemos quejar, nuestros peques son de lo más listos!

Sólo tendremos que preocuparnos si la mucosidad es muy excesiva o el peque se muestra incómodo, ya que puede provocarle otitis, que puede ser más dolorosa. Por lo demás, no hay nada que temer. En Animadores Fiestas Infantiles aprendemos hoy a eliminar el exceso de mocos en los peques.

¿Cómo podemos ayudar al peque a descongestionar su nariz?

Para descongestionar la nariz del peque, podemos poner en el ambiente que lo rodea algo húmedo. ¿Os preguntáis por qué todas las mamis adquieren un humidificador? ¡Pues sí, es para ayudar al peque a expulsar todos esos incómodos mocos! Las calefacciones, a pesar de que se piensa que son beneficiosas, sólo incrementan la congestión, ya que secan el aire.

¿Cómo le quito al peque los mocos?

Por suerte, a las mamis nos han facilitado mucho la vida creando aparatos que permiten quitarle fácilmente los mocos al peque. Tanto para bebés como para mayores, un lavado nasal es mano de santo para acabar con la congestión nasal. Los lavados nasales suelen ser soluciones a base de suero fisiológico o agua salada.

  • Aspirador nasal de cánula

El aspirador nasal de cánula es el sistema más usado con los bebés recién nacidos. Con este aspirador, se coloca un extremo de la cánula en la nariz del bebé y otro en la boca de la mamá o el papá, que tiene que aspirar para que el peque expulse esos moquitos. La mucosidad se quedará en un recipiente que se encuentra en la zona central del tubo. ¡No hay de qué preocuparse!

Aspirador nasal de cánula
  • Pinzas nasales

Las pinzas nasales son unas pinzas especiales para quitar los mocos secos. No hay que tener miedo porque estas pinzas tienen unos topes para evitar que se pueda dañar al bebé.

  • Aspirador nasal ergonómico

El aspirador nasal ergonómico es muy fácil de usar pero menos útil que el de cánula. Tenemos que apretar la goma hasta vaciarla de aire. La mantenemos así y la introducimos en la nariz del peque, tapando la otra fosa nasal. Una vez dentro, la soltamos poco a poco para que la mucosidad quede recogida en el bulbo de goma.

¿Cuántas veces es adecuado quitarle los mocos al peque?

Con tres o cuatro veces que le quites los mocos al peque bastará. La verdad es que no es necesario crear una obsesión en torno al tema, ¡es algo muy habitual como ya hemos dicho! Abusar no es lo ideal, podríamos provocarle una herida.

Si notamos que el bebé ronca pero lo vemos contento y no tiene problemas de apetito ni para dormir, no hay de qué preocuparse. Puede deberse a una obstrucción nasal pero no le impide dormir. Podemos quitarle esos moquitos antes de dormir y así nos aseguramos de que tendrá una buena noche. Ten por seguro que si se siente incómodo por la mucosidad, se levantará llorando.

Antes de comer también es ideal quitarle las posibles obstrucciones, ya que si tiene la nariz taponada no podrá comer bien, sobre todo en el período de lactancia, como nos cuentan nuestros amigos los Payasos para Fiestas Infantiles. Si son peques un poco más mayores, ¡es hora de enseñarles a sonarse los mocos solitos! En Animadores Fiestas Infantiles sabemos que nos asustamos los primeros meses, ¡es normal en las mamis!, pero ya veis que no hay nada de qué preocuparse.

 

Deja Tu Comentario