¿Conoces las reglas básicas para ser un buen animador?

ser un buen animador

¡Te contamos cómo ser un buen animador y no quedarse en el intento!

Animar fiestas infantiles es toda una responsabilidad. En nuestra mano tenemos la posibilidad de divertir a un montón de niños o no. Y más nos vale divertirlos, porque son muy exigentes. Ser un buen animador no es tarea fácil, son muchos años de práctica conociendo las exigencias de los más pequeños de la casa. Además, no es lo mismo animar a un grupo de niños de 2 años que hacer una animación para un cumpleaños de 7 años. Hay que saber bien qué necesidades tienen los niños en cada tramo de edad, y saber distinguir qué piden los más pequeños en cada momento es lo que marca la diferencia entre ser un buen animador o no.

En Animadores Fiestas Infantiles seguimos entrenándonos para ser los mejores animadores que hay en España, por eso os vamos a dar algunas pistas de los trucos y secretos que seguimos para ser un buen animador y que todos los peques disfruten de sus fiestas.

¿Cuáles son las reglas básicas para ser un buen animador?

Para ser un buen animador hay tres reglas básicas: ser divertido, que te gusten los niños y no tener vergüenza.

  1. Ser divertido

Para ser un buen animador hay que saber ser divertido. Tenemos que saber cómo hacer reír tanto a grandes como a pequeños, y no podemos valernos sólo de los chistes. Debemos saber juegos divertidos que hagan a los invitados a nuestra fiesta infantil mover el esqueleto y pasárselo súper bien.

Los juegos divertidos para fiestas infantiles deben adaptarse además a las edades de los peques, así que si queremos ser divertidos, tendremos que saber qué juegos hacer para cada grupo de edad.

  1. Deben gustarte los niños

Deben gustarte los niños, y mucho, si quieres ser un buen animador. Hay que tener en cuenta que nuestras principales animaciones las hacemos con niños. También hacemos animaciones para adultos, pero los niños son nuestros principales clientes. Hay que saber cómo cuidar de ellos, que nos encante jugar con ellos y que seamos un niño más que se ha metido en su cumpleaños para hacer nuevos amigos.

Si te gustan los niños, ya tienes mucho camino hecho. A los mejores animadores les encantan los niños, ¡no para comérselos claro! Los juegos salen mucho mejor si el animador tiene mucha empatía con los peques.

  1. No debe darte vergüenza nada

Y cuando decimos que no debe darte vergüenza nada, es nada. La poca vergüenza es un complemento ideal del ser divertido. Para ser un buen animador debes quitarte la vergüenza porque por ejemplo habrá juegos en los que tengas que caerte o hacer alguna gracieta como de tropezarse. A los peques les encantan las torpezas, ¡y a los mayores también! Quien diga que no se ha reído cuando alguien ha tropezado por la calle miente.

Que nos falte esa vergüenza es un plus, porque podremos hacer juegos mucho más divertidos que van a encantar a los niños.

No debe darte vergüenza nada

¿Cómo han logrado nuestros payasos y piratas ser buenos animadores?

Para ser un buen animador, cada uno de nuestros payasos y piratas han tenido que formarse durante un tiempo. Hoy nos han querido dejar su opinión para todos aquellos animadores de fiestas infantiles que estén comenzando en el mundo de la animación:

  • Lourdes: Yo creo que para ser un buen animador tienes que tener especial predilección por los niños. Es el factor fundamental. A mí me encantaban los peques desde que tengo memoria, así que decidí dedicarme a animar fiestas infantiles.
  • Juan: Para convertirte en un buen animador debes aprender constantemente nuevos juegos, que no aburran a los niños. Los peques saben muchos juegos porque van a muchos cumpleaños y fiestas infantiles, por eso nosotros debemos estar constantemente actualizados.
  • Pepe: Un buen animador debe tener también una buena formación. No nacemos aprendidos, así que para ser un buen animador debemos tomar cursos y clases para aprender de los mejores. A mí me sirvió mucho asistir a varios cursos de animación sociocultural con diferentes grupos de payasos, ¡aprendí hasta malabares!
  • Fátima: El buen animador debe saber un poco de todo: canciones, juegos, pintacaras, globoflexia… Todo esto es una carrera de fondo, no lo aprendes en un día, necesitas muchas horas de práctica y conocer bien los gustos de los niños de diferentes edades.
  • Roberto: Yo creo que el buen animador nace, no se hace. El verdadero animador de fiestas infantiles lo lleva en su interior, sabe cómo animar a los niños sin pautas ni reglas. Los cursos ayudan, pero hay que tener como una chispa que te diga que quieres ser animador.

En Animadores Fiestas Infantiles estamos encantadísimos con nuestros animadores porque se han estado preparando uno a uno para ser un buen animador. ¿Qué os han parecido?

 

2 Responses to “¿Conoces las reglas básicas para ser un buen animador?”

  1. ¡Qué difícil es ser un buen animador! Yo creo que el buen animador debe aprender de todos los juegos que proponen los niños para seguir formándose. ¡Nunca se deja de aprender como animador!

    Responder
  2. Ser un buen animador es muy difícil, lo digo por experiencia. En esta profesión nunca dejamos de aprender con los niños, cada peque es un mundo y hay que saber detectar sus juegos favoritos en el momento en que los conoces. ¡Yo voy a seguir aprendiendo toda mi vida!

    Responder

Deja Tu Comentario